En Ámsterdam también se lucha por una democracia real | Noticias de Holanda

En Ámsterdam también se lucha por una democracia real

23 mayo 2011

Concentración en plaza Dam - Ámsterdam¡Indignaos!”, gritó el diplomático y escritor Stéphane Hessel, en un libro que se extendió como viento que lleva el díablo.

“Es tiempo de acción, de participación, de no resignarse. Es tiempo de democracia genuina. Tiempo de movilizarse, de ser actores y no solo espectadores impasibles”, siguió escribiendo en el prólogo de “Reacciona”, la versión española y ampliada de aquel primer llamamiento.

Y el 15-M, los indignados reaccionaron. Siete días después, aquello que comenzó como una concentración espontánea tras la multitudinaria manifestación del domingo es ya una acampada permanente y organizada.

Las protestas se han extendido desde la madrileña Puerta del Sol por toda la geografía del país y han saltado a ciudades como Londres, Berlín, Dublín, Buenos Aires o Ámsterdam. “Es hora de actuar”, había pedido Hessel a los jóvenes. Y ellos han tomado el relevo.

En Ámsterdam y en menor medida en La Haya, cientos de jóvenes españoles en su mayoría, siguen apoyando a sus paisanos cada tarde desde la plaza Dam, símbolo de la libertad y la lucha por los derechos de aquellos que se ven diferentes y sienten que son dueños de una verdad que no comparte la gran mayoría.

La lucha eterna de las minorías, agotadas de ser excluidas e ignoradas han despertado todos a una para hacerse oír, para dar la cara por todos nosotros y reclamar justicia social, equidad entre los que más tienen y los que menos ganan. Para sacarnos de una oscuridad en la que poderosos lobbies, multinacionales, bancos y otros grupos de poder nos han hundido en pleno siglo XXI, con la permisividad y alevosía de los mismos a los que hemos dado el poder y la confianza para que cuiden de nuestro futuro, o sea los políticos.

Con la llegada de internet se han abierto nuevos tiempos, en el que ” los mismos de siempre han vuelto a hacer lo de siempre “, los poderosos no quieren compartir y esclavos de su avaricia siguen exprimiendo a países enteros, para saciarnos a todos nosotros, bien adiestrados en el consumismo y capitalismo voraz del todo lo quiero y lo quiero ahora.

Si durante la revolución francesa se luchó por los derechos del hombre y la mujer, hoy se lucha por el derecho particular, se ha pasado del pluralismo al individualismo, pero esta revolución que apenas acaba de comenzar tiene elementos en común con la francesa, la gente se moviliza y si bien a todos nos importa tan solo el  individuo no es menos cierto que razones no nos faltan para solicitar que se nos devuelvan derechos que nos han sido expropiados en las últimas décadas a base de adoctrinación, miedo e ignorancia.

Los miles de jóvenes que se manifiestan en las plazas a día de hoy, lo hacen también en internet, si bien nos cuesta cada vez más salir a la calle a protestar, no tenemos que olvidarnos de todos aquellos que utilizan la red, la impulsora de esta nueva revolución, para luchar y reivindicar la importancia de la persona, del individuo. A diferencia de otras revoluciones hoy nos toca luchar por lo que cada individuo significa.

Siempre se habla de la unidad, de la mayoría, que en democracia la cantidad es lo que cuenta, pero no olvidemos que los avances más importantes para la humanidad son siempre gracias a la idea o el esfuerzo de un individuo.

Luchemos pues con egoísmo, porque solo así podemos creer en nosotros mismos como impulso a un nuevo tiempo,  a un nuevo sistema. No podremos cambiar el mundo, pero luchemos por cambiar los muros que nos lo impiden.

Para más información sobre el movimiento reivindicativo de españoles en Holanda:
http://www.facebook.com/home.php?sk=group_145990665473549

http://dutchrevolution.blogspot.com/

 

Comentarios

Algo que decir?