Un hotel en Ámsterdam ofrece soñar con el trabajo soñado | Noticias de Holanda

Un hotel en Ámsterdam ofrece soñar con el trabajo soñado

23 marzo 2011

¿Un centro de relax para olvidarse de que se ha perdido el trabajo? Desde esta semana soñar con el empleo dorado y potenciar las posibilidades de encontrar un nuevo trabajo es posible en el Hotel del Empleo Soñado (Droombaanhotel) de Ámsterdam: la mejor terapia contra la depresión y el abatimiento.

La fórmula de este establecimiento único en el mundo, que acaba de abrir sus puertas en el centro de la Venecia del Norte, es “diez días de ‘tratamiento’ de shock, incluida sauna, gimnasio, centro de spa, con piscinas de aguas termales y por último, pero no menos importante, un grupo de asesores expertos en recursos humanos que prepararan al desempleado ante sus nuevos retos laborales.

No obstante, para poder disfrutar del Hotel del Empleo Soñado hay que invertir cierta cantidad, en concreto 5.000 euros (unos 5,600 dólares), una “inversión en tu futuro laboral y en tu equilibrio mental”, según reza el folleto promocional de este exclusivo hotel-clínica.

Ese es el coste del “tratamiento completo”, que, emulando a los antiguos latinos, sigue el adagio del “mens sana in corpore sano”, mente sana (sobre todo despejada) en un cuerpo entrenado, la fórmula -según sus creadores- para que el candidato esté en “óptimas condiciones” de encontrar otro empleo “en breve” o de “potenciar su actual carrera”.

¿Simple negocio en torno al desempleo o sistema eficaz? Según explica a la radio NOS Huub van Zwieten, uno de sus valedores, “Este hotel, el primero de su tipo en el mundo, está destinado a personas que han perdido su trabajo, o a quien dese dar un nuevo empujón a su carrera, o simplemente apuesta por reciclarse y buscar nuevas alternativas profesionales”.

La directora del proyecto, Antoinette Portvliet, asegura que el Hotel del Empleo Soñado pretende ser un centro de descanso “en el cual, no exista el estrés de quien se ha quedado sin trabajo ni el agobio de quien pretende promocionarse en su actual empresa”.

Hemos organizado el hotel en varios espacios amplios y luminosos, en realidad se trata de un esquema similar a los aparta-hoteles, que incluye una cocina ‘americana’ adosada y también un ‘jacuzzi”, explica.

El arquitecto Pascal Hielckert, experto en diseño de interiores, asegura que uno de los mayores atractivos de los apartamentos es el cuarto de baño: “Se trata de retretes (WC) con un ‘final feliz'” cuenta con ironía al “Volkskrant”.

“Las habitaciones tienen una enorme pantalla de televisión de plasma que, mediante un sistema de raíles, puede desplazarse por toda la habitación, incluso en el baño”, agrega.

El concepto central es que cada huésped disfrute de amplias habitaciones, en las cuales se integra una especie de “habitáculo dormitorio”, un módulo destinado a bañera y lavabo, con sus correspondientes cortinas, para la intimidad personal, separado y al mismo tiempo integrado en el “módulo sala de estar” (living), dotado de poltronas-sofas, estilo años 70, muy estilizados y -sobre todo- cómodos.

“Uno de los puntos fuertes de nuestra cocina es el denominado ‘menú almohada’, basado en alimentos hipocalóricos, sin dejar de ser nutritivos”, comenta Poortvilet.

En realidad, el núcleo central del “tratamiento” es el “coaching”, el entrenamiento personalizado para fomentar los talentos individuales de cada cliente, para potenciar sus mejores armas de cara a encontrar un nuevo puesto de trabajo o para mejorar y hacer carrera en su actual destino.

“Cuando recibimos al cliente le sometemos a un test, a una entrevista personal para ver cuáles son sus aspiraciones profesionales. Para comprobar su estado de salud también pasan por un pequeño exámen clínico. En función de esas variables, preparamos un ‘programa de asistencia personalizado’ a cada caso”, explica Huub van Zwieten.

¿Cuál sería el típico ‘caso clínico’ de los pacientes que acuden a este peculiar hotel? “El ejemplo clásico, desde que abrimos hace diez días, es el de un profesor de enseñanza secundaria que viene con un enorme ‘burn-out’ (síndrome del “quemado laboral”)”, subraya.

Noticia extraída de:
www.vanguardia.com

 

Comentarios

Algo que decir?